fbpx

Visión y diseño de futuro por Ariel Etbul

Colaboración de Ariel Etbul para “Manual de supervivencia para músicos emprendedores”.

Si no tienes claro a dónde vas y cuándo quieres lograrlo, ¿cómo sabrás si llegaste? Para esto creo fundamental que puedas parar tu bote antes de zarpar, con buenas preguntas que te lleven a desarrollar tu visión. Y ¿qué es una visión? Podemos explicarlo de distintas formas, dependiendo del abordaje que queramos darle. Como yo lo utilizo para empoderar a mis clientes es: “Una visión es poner tus sueños en acción”. En vez de solo soñar despierto, convertir eso que dices que quieres en un lugar a donde llegar con todos los detalles, cuanto más detallado te lo plantees, más cosas verás y más acciones necesarias van a aparecer.

Desarrollar tu visión de futuro es la diferencia entre preocuparte y ocuparte de tu futuro. Cuando te ocupas de tu futuro, desarrollando y diseñando lo que quieres para ti, las circunstancias (que siempre ocurrirán) serán obstáculos que sortear y a veces oportunidades para aprovechar. Tú eres 100 % responsable de lo que suceda. A partir de tener tu visión clara y detallada y haberla declarado al mundo (con esto digo: a ti en voz alta y a las personas que quieres que te acompañen en este viaje), viene un momento de trabajo, acciones y compromiso. Siempre vas a estar comprometido con algo, solo que no siempre con lo que dices que quieres conseguir. Cuando logres estar 100 % comprometido con tu visión y te empieces a planear el cómo, lo importante es estar alerta de que todas tus acciones estén alineadas realmente con el qué, de modo que todo tu compromiso, tu energía y tus recursos apunten al mismo lugar.

La visión es un espacio emocional y de compromiso que existe solo porque tú lo declaraste en el lenguaje, o sea que oficialmente existe porque tú lo quieres o quieres que ocurra. Claro que despiertas una mañana y piensas: “Qué flojera, hoy no tengo ganas de hacer esto” o “Como llueve y hace frío, mejor no voy a esa cita o no hago tal cosa”. Y así tu visión se aleja unos puntos. Entonces, ¿qué hacer?, ¿qué alarmas puedes inventarte para que cuando lleguen esos momentos te des cuenta de que te estás desnorteando y boicoteando? Tienes que buscar lo que a ti te funciona. Por ejemplo, a algunos les funciona ponerse una nota pegada en el espejo, de forma que a diario, al lavarse los dientes y la cara, es lo primero que ven.

Otro tema a destacar es que no podemos hacer proyectos ni visiones solos. Siempre, de una forma u otra, necesitamos que otros nos acompañen en este viaje, como socios, colaboradores. Al tener una visión de futuro muy clara y un estado emocional (otra característica de quien está 100 % comprometido con su visión) que contagia, te será mucho más fácil involucrar a esas personas que sean importantes para ti en el camino.

En conclusión, una visión de futuro te permite saber claramente qué quieres conseguir, cuándo va a ocurrir, quiénes te acompañarán, cómo y cuándo vas a medir el avance del proyecto. Te permite enfocar tus esfuerzos y recursos en acciones que realmente estén alineadas con el objetivo.

Si te gustó, comparte...
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.